financebyluli

Finanzas

Los 5 principios esenciales para usar tu Tarjeta de Crédito

Es uno de los medios de pago más utilizados a nivel mundial. Sin embargo, muchas veces termina siendo un problema más que una solución.

Los 5 principios esenciales para usar tu Tarjeta de Crédito

Psicológicamente gastar con Tarjeta de Crédito es más satisfactorio que pagar con efectivo o débito ya que en el momento no sentís la disminución en la disponibilidad de dinero en tu bolsillo o en tu cuenta bancaria. Lo peligroso de esto es que podes perder el control de cuanto se lleva gastado, lo que puede desembocar en problemas financieros en el futuro.

Por esto quiero compartirte lo que considero son los 5 Principios para usar eficientemente la Tarjeta de Crédito.


1) ¡El dinero plástico no es dinero adicional! Las tarjetas de crédito son el modo de financiamiento (de acceder a plata hoy sin tenerla) por excelencia, ya que te permiten desplazar el pago del bien o servicio comprado. Sin embargo, cuando llega la fecha de vencimiento de la tarjeta tenés que tener el dinero sino te empiezan a cobrar tasas altísimas por la demora en el pago.


2) Presupuesto mata deudas. Para no tener inconvenientes al momento de pagar tu resumen es fundamental tener armado un presupuesto. En el mismo cada individuo proyecta sus ingresos y egresos de forma tal de conocer el remanente que puede gastar con su tarjeta y no excederse.


3) Las tarjetas también tienen su tiempo. Hay dos fechas importantes que todo aquel que paga con Crédito debe conocer: la fecha de cierre y la fecha de vencimiento. La primera te permite organizar cuánto podes pagar por mes y la segunda te indica el momento en el que tiene que estar el dinero disponible para pagarla. Con respecto a la fecha de vencimiento te recomiendo para pagar siempre a tiempo, ponerte el pago en débito automático o agendarte cuando cierra así no te cobran intereses.


4) Las cuotas: ¿aliadas o enemigas? En países con inflación, como Argentina, las cuotas son definitivamente aliadas de los consumidores. Sin embargo hay dos puntos que es interesante identificar con respecto a las cuotas. ¿Con interés o sin? Si no hay interés no lo dudes pero en el caso de que haya es importante evaluar si el % es mayor o menor a la inflación proyectada para ver si conviene pagar en cuotas. ¿En cuántas cuotas? Mi recomendación es que las 12 cuotas se reserven para grandes gastos como viajes o electrodomésticos, 3/6 cuotas para vestimenta y decoración y 1 cuota para aquellos gastos como supermercado o bienes de consumo diario. Esto viene asociado con el disfrute de cada concepto en relación a su aparición en los resúmenes.


5) El ojo del amo engorda al ganado. Cuando gastes con tarjeta guarda los tickets hasta que te llegue el resumen para poder revisar si te cobraron bien, si te hicieron los descuentos correspondientes y si te cobraron en la cantidad de cuotas que pediste. Es más engorroso pero este control también se puede hacer diariamente ya que en Homebanking te aparecen los conceptos en la sección de tarjeta de crédito cada vez que haces un gasto con tu plástico.


Ahora ¡manos a la obra! y a ser más responsables en el uso de nuestros medios de pago. Para cerrar, te recomiendo hacer un ejercicio que es imprimir el resumen y agrupar cada gasto según categorías (por ejemplo, alimento, vestimenta, regalos, viajes). Esto te va a permitir conocer mejor tu patrón de consumo y vas a poder detectar qué gastos son necesarios y cuáles se podrían haber evitado.